Pruebas

Linhai XWR 300

Linhai apuesta por la remodelación de su anterior modelo de 260cc a base de un lavado de cara, un aumento de cilindrada y otras mejoras que no hacen sino reforzar la filosofía de este modelo: un quad de grandes dimensiones y homologado para 2 ocupantes, con la particularidad de ser automático y de equipar una reductora. Sin duda, un vehículo potencial para los que quieran iniciarse en el mundo de los quads sin gastarse una fortuna, otro de los buenos argumentos de este modelo.

Linhai da un paso al frente y mejora las prestaciones y la estética de su anterior 260, un modelo destinado a aquellos que se quieren estranarse en el mundo del quad con un vehículo de grandes proporciones y preparado para hacer partícipe a su acompañante de todas las aventuras que le deparen, ¿es tu caso?

Para los más desinformados, la marca Linhai es propiedad de un fabricante asiático que llegaba a España de la mano de la empresa Uip´s, que además de importar sus productos, se dio la paradoja de que se comercializaban los mismos quads pero bajo su nombre. Por eso, hasta hace poco podíamos encontrar en el mercado sendos modelos XRW 260 pero con distintas marcas, diferenciándose tan sólo en los adhesivos que indicaban si eran de una u otra empresa pero sin ninguna otra cualidad que les diferenciase entre ambos.Después de la presentación del 260 que ha tenido una buena acogida entre aquellos que buscaban un quad biplaza de iniciación pero con presencia, ahora le llega el turno al 300, una clara demostración de intenciones del fabricante con el que intentará asentarse en el mercado. El 300 es una evolución lógica del modelo 260, que compartía multitud de elementos del Polaris Magnum 325 (principalmente la carrocería es lo que más llama la atención) y que ahora ve como se le aportan algunas novedades además de un aumento de cilindrada para hacerlo más polivalente y competitivo.

Novedades: principalmente cabe destacar el aumento de cilindrada que ya delata su propia referencia de 300 aunque en realidad, se queda en los 275 cc. A nivel estético, se continua aprovechando la carrocería del 260, con el que continuará compartiendo catálogo pero con la diferencia de que al 300 se le ha rediseñado todo el frontal, cambiando principalmente los faros que iban anclados a la defensa por unos integrados en la carrocería y que le dan una imagen mucho más actual y atractiva en detrimento de la visión más arcaica que lucia hasta la fecha. Junto con este nuevo frontal que incluye los faros y la defensa de hierro, el cuenta-kilómetros también es de nueva factura y ahora queda integrado dentro de una carcas de plástico mucho más práctica y a juego con sendos paramanos que nos protegerán del frío y de las ramas o posibles golpes que pudieramos llevar en las manos. La otra gran novedad reside en las incorporación de unas llantas de aluminio que no son muy habituales en este tipo de quad/atv de cilindrada baja y que le dan un aire sublime al Linhai, sin duda, todo un acierto. Y si de protección hablamos, no debemos pasar por alto que los bajos del Linhai WXR 300 están muy bien protegidos a base de chapa y tan sólo los trapecios delanteros podrían recibir un poco más de atención contra los golpes del camino, un factor a tener en cuenta sin duda alguna.

Para acabar de rematar la faena, el 300 está equipado con dos prácticas parrillas de carga tanto delantera como trasera que nos permitirán llevar bastante equipaje extra y bajo el asiento una pequeña guantera en la que llevar la documentación y lo más indispensable. Aparentemente, la tapa queda hermética.Motor y parte ciclo: como hemos citado, lo más destacable es el aumento de cilindrada hasta los 275 cc pero si por una cosa se distinguió el modelo 260 en su aparición es porque no se trataba simplemente de un quad más con tracción trasera como la mayoría de los que hay en el mercado, con sus pros y sus contas, sino que su cambio de marchas estaba formado por un sistema automático que incorporaba la tradicional hacia delante, marcha atrás y una novedosa reductora que hace su buen servicio cuando de salir de zonas complicadas se trata. El accionamiento se realiza desde una palanca situada en la zona de la derecha y su tacto es correcto.El motor de 4 tiempos está refrigerado por agua y en su radiador se encuentran 2 electroventiladores para asegurar un buen enfriamiento mientras que la caja de cambios es automática por variador. El chasis sigue siendo una estructura tubular de acero a la que se le dotan de unos amortiguadores Sachs para la parte delantera anclados sobre simples trapecios mientras que el tren trasero está compuesto por un eje rígido con un monoamortiguador regulable en compresión. El sistema de frenos está compuesto por sendos discos delanteros con pinzas de simples pistón y toda una novedad para el tren trasero, nada más y nada menos que 2 discos de freno!! instalados sobre el eje. Su accionamiento se realiza a través de una monomaneta integral situada en la parte izquierda del manillar mientras que también disponemos de un pedal derecho para accionar sólo el tren trasero. Curiosamente, otra de las supuestas mejoras que ha recibido el 300 es la incorporación de un nuevo freno de parking que consiste en una simple palanca con sede en la parte izquierda de la carrocería que sustituye al simple y tradicional gatillo que se acciona sobre la propia maneta de freno pero que en la práctica tiene un funcionamiento muy duro e impreciso que podría ser fruto de la falta de rodaje.
Prueba patrocinada por las botas oficiales de Quadszone.com
La velocidad punta del Linhai no es uno de sus fuertes y el  motor se muestra perezoso en la aceleración Sobre la marcha: El Linhai dispone de arranque eléctrico y suena muy fino. Su posición de conducción resulta muy buena y cómoda mientras que por sus generosas proporciones no tendrá inconveniente en acoger sin problemas tanto a piloto como pasajero con la clara intención de hacer que el paseo sea compartido. Desde el velocímetro podremos encontrar información clara y precisa sobre la velocidad instantánea junto con los kilómetros recorridos totales y parciales mientras que en forma de testigos luminosos, también recibiremos datos acerca de las luces, el accionamiento de los electroventiladores, intermitentes, etc.Al iniciar la marcha el empuje se muestra uniforme pero perezoso, quizás propiciado por ser una unidad totalmente nueva y con alguna limitación específica pues no parecía acorde la potencia entregada con la que supuestamente debería ofrecer. Por su parte, cabe destacar su gran confort de marcha, factor que se ve determinado en gran medida por el acierto en al incorporación de las suspensiones elegidas y que apenas transmiten cansancio al piloto y absorben todas las irregularidades del terreno sin problemas mientras que en las trialeras y zonas complicadas, siempre podemos tirar de la marcha reductora para sacarnos del apuro, todo un acierto que se agradece cuando se necesita. Sin embargo, mientras que las suspensiones se llevan muy buena nota en el cómputo global, en la frenada es donde no se acaba de entender la falta de potencia ofrecida. El accionamiento de la monomaneta resulta bastante duro, algo que resulta comprensible si tenemos en cuenta que debe accionar 4 pinzas de freno pero sin ofrecer la potencia esperada del conjunto y requiriendo una dosis de fuerza extra para detener el vehículo. Otra cosa que sí que me gustó mucho fue la seguridad del paso por curva ofrecida gracias a su eje rígido trasero, que evita los balanceos típicos de los quads equipados con suspensión independiente a las cuatro ruedas aun a costa de perder un poco de comodidad, algo que no se deja notar en el 300.

Aunque el motor se muestra perezoso, bajo las condiciones adecuadas también es capaz de saltar y sorprender a todos

Conclusiones: en Linhai han dado un paso hacia delante para satisfacer las necesidades del mercado en el sector de los quads de iniciación. El 300 se matricula como cuadriciclo (placa blanca) y permite transportar a un pasajero legalmente y, no menos importante, cómodamente e incluso circular por la autopista. La nueva imagen le sienta de fábula a pesar de que el cambio efectuado estéticamente apenas repercute en una nueva parrilla delantera con los faros integrados en la carrocería, las llantas de aluminio y la consola central con el cuenta-kilómetros y los testigos nuevos. Aún así y pese al esfuerzo realizado, que no es poco, todavía quedan cosas por mejorar como los ajustes de los plásticos o la calidad de algunos acabados pero todo lleva su tiempo y las mejoras introducidas actualmente se dejan notar sobre la marcha, por lo que Linhai seguirá buscando su perfil de cliente que busca un quad sencillo de manejar, con capacidad para dos personas y de tamaño grande a un precio muy ajustado.

Los rivales: sin duda alguna, el más indiciado para disputar la misma parcela de tú a tú es el Polaris Trail Boss 330. El propio Linhai deriva su carrocería del modelo Magnum, por lo que las similitudes estéticas son enormes aunque la calidad de acabados del Polaris es superior. Ambos se pueden matricular como cuadriciclos (con placa blanca y para dos ocupantes mientras que el motor del Trail Boss ofrece más alegría en su uso gracias a su mayor cilindrada aunque en Linhai gozan de una práctica marcha reductora que está exenta en su rival. El precio es similar para ambos y la elección entre uno u otro pasará más por los gustos personales de cada uno que por las diferencias que muestran. Como se puede observar en la imagen, las similitudes entre ambos modelos son numerosas.
Por otro lado, también podemos encontrar el Kymco MXU 300, con el que comparte una misma estructura general al incorporar una caja de cambios con marcha larga y reductora. También dispone de transmisión trasera por cardan y sendas parrillas de carga. En el caso del Kymco, su matriculación se efectua como Vehículo Especial, es decir, con placa roja y para un único pasajero pero la calidad de acabado es superior y goza de una estética más actual aunque heredada de su antecesor, el MXU 250, sin reductora, matriculable para dos personas y con transmisión por cadena. El precio de los Kymco es más ajustado que en Linhai y en su defecto se puede apuntar que el tamaño es inferior, no danto tanta comodidad a los ocupantes por cuestiones de espacio. Destacan de los MXU el display digital de muy buena visión y con indicador de temperatura y nivel de combustible, digno de atv´s de cilindrada mucho mayor.
FICHA TÉCNICA (LINHAI XWR 300)
Motor Monocilíndrico 4 tiempos
Cilindrada 275 cc.
POTENCIA MÁX.
(SEGÚN FABRICANTE)
-
REFRIGERACIÓN Líquida
DISTRIBUCIÓN 4 válvulas
ENCENDIDO DCI
ARRANQUE Eléctrico
ALIMENTACIÓN Carburador
ESTÁRTER -
TRANSMISIÓN
EMBRAGUE Automático
CAJA DE CAMBIOS Automática por variador
MARCHA ATRÁS
REDUCTORA
TIPO DE TRACCIÓN Trasera
TRANSMISIÓN SECUNDARIA Cardan
CICLO
BASTIDOR / MATERIAL Tubular de acero
SUSPENSIÓN DELANTERA / TRASERA Independiente sobre trapecios simples y amortiguadores ajustables en precarga / Eje rígido trasero con amortiguador regulable en precarga
RECORRIDO DELANTERO / TRASERO -
FRENO DELATERO / TRASERO 2 discos simples con pinzas de simple pistón y latiguillos metálicos / 2 discos simples con pinzas de simple pistón y latiguillos metálicos
NEUMÁTICOS DELANTEROS / TRASEROS 24×8-12 / 24×11-10
DIMENSIONES Y PESO
LARGO X ANCHO X ALTO 2.096 x 1.170 x 1.170 mm
DISTANCIA ENTRE EJES 1.265 mm
ALTURA DEL ASIENTO 895 mm
DISTANCIA MÍNIMA AL SUELO -
PESO DECLARADO 290 Kg
EQUIPAMIENTO
INSTRUMENTACIÓN Velocímetro con display digital y 6 testigos luminosos
DEPÓSITO DE COMBUSTIBLE 14,2 litros
FRENO DE ESTACIONAMIENTO
LLAVE DE PASO DEPÓSITO No
COLORES DISPONIBLES Verde, rojo, azul
GARANTÍA PIEZAS Y MANO DE OBRA 2 años
PRECIO -

Fotos: Félix Romero y Toni Giménez

Etiquetas: , , ,

Cerrados los comentarios para esta noticia