Taller

Como instalar un cuenta-kilómetros digital

Dsc01374.jpgPor desgracia, hasta hace muy poco tiempo, la gran mayoría de los quads deportivos salían a la calle sin un triste cuenta-kilómetros. Pero gracias a las nuevas necesidades de matriculación, este elemento se vuelve indispensable para que el quad pueda circular por la calle.

Dsc01373.jpgDsc01374.jpgLos fabricantes y concesionarios no se han molestado mucho en añadir un buen velocímetro a nuestras máquinas y el que montaba hasta bien poco era en el 99 % de los casos es el típico de bicicleta, digital y con múltiples funciones. Si eres una de esas personas que aún no tiene su cuenta-kilómetros instalado, os muestro cómo hacerlo, ya que este elemento se muestra indispensable para llevar un mínimo de control sobre las revisiones periódicas de cambios de aceite, consumos, kilómetros recorridos en una salida, etc.

Dsc01375.jpgDsc01377.jpgUna vez lo tenemos, ya podemos examinar el contenido de piezas y podremos ver cuales van a ser los principales problemas con que nos vamos a encontrar. Básicamente son tres: el cable del cuenta-kilómetros es corto, no disponemos de donde fijar el sensor y el imán que debe ir a la llanta tampoco dispone de ningún tipo de fijación que nos sirva porque viene previsto para ir sujeto a los radios de la rueda de una bicicleta, no de una llanta.
Estos tres problemas son fácilmente salvables. El mecanismo de funcionamiento de estos tipos de medidores es fácil de entender: cada vez que el imán pasa por delante del sensor, éste envía una señal al cuenta-kilómetros que se traduce en metros recorridos. Estos metros variarán en función del diámetro de la llanta (a igualdad de vueltas, cuanto mayor sea la llanta, más metros recorridos y viceversa). Ese diámetro es un número fácilmente obtenible que introduciremos como dato más tarde y del que luego os daré la fórmula para obtenerlo con la mayor exactitud posible.Dsc01378.jpgDsc01379.jpg
Dsc01380.jpgDsc01381.jpg Bueno, pues vamos a empezar a instalarlo. Empezaremos por el sensor, que quizás es la parte más complicada e iremos retrocediendo hasta llegar al manillar, donde ubicaremos el display. Como he dicho antes, el cable que va del sensor a la base del display es corto y habrá que alargarlo, yo os recomiendo que lo hagáis por la parte del manillar y que dejéis de una pieza la del sensor. Para ello, podemos utilizar cable eléctrico, pero las secciones son muy gruesas y se verá un cambio desproporcionado, algo que a la vista queda bastante feo y aquí siempre nos ha gustado hacer las cosas bien y darles un acabado lo más limpio posible. Por eso, os recomiendo que paséis por una tienda de electrónica y compréis un rollo (son de 10 metros y valen menos de 1 euro) de cable de 0.07 mm. que es la misma sección que viene en el cuenta-kilómetros de serie. Además, para los que no lo conozcáis, también vamos a comprar un par o tres tiras de funda termo-retráctil, que es la que podéis ver en las fotos de color rojo y posteriormente verde (las hay en varias secciones, cogeremos la que necesitemos para nuestra necesidad). La funda termo-retráctil nos hace un servicio mucho mayor que el de al cinta aislante porque, como su nombre indica, al calentarla, se contrae y queda totalmente acoplada al cable que estamos realizando el empalme, al no llevar adhesivo, no corremos el peligro de que se deshaga con el tiempo. Para calentarla, utilizaremos un mechero o un secador.

Dsc01382.jpgDsc01386.jpgDsc01387.jpgActo seguido, cuando están hechas las dos uniones, recomiendo enfundar nuevamente todo el cable en la totalidad de su recorrido para darle mayor consistencia y evitar futuras roturas por enganchadas con ramas o impactos. La funda termo-retráctil también evita que entre humedad y suciedad en el cable. Como que vamos a añadir cable para llegar hasta nuestro objetivo, también os recomiendo que no lo dejéis justo, porque de esta manera, podremos variar su ubicación en un futuro si fuera necesario, dejad como mínimo, medio metro más de cable que dejaremos enrollado y escondido.
Lo vamos a instalar en un Yamaha con las llantas invertidas.
Para alargar el cable utiliza otro de la misma sección, de 0.07 mm y funda retractil para las uniones.
Haz los empalmes que necesites de cable. Cubrelos con funda termo-retráctil. Calienta la funda con un mechero o secador. La funda se amolda a los empalmes evitando que entre agua o suciedad.
Dsc01388.jpgDsc01389.jpgDsc01396.jpg Vamos con el sensor en cuestión: en este caso se fijó a un Yamaha Raptor con una particularidad en cuestión, que las llantas estaban invertidas para ganar un poco de anchura, lo que dificultó su anclaje porque quedaba muy poco espacio para colocar el imán. Como podéis ver en las fotos, la solución empleada para este caso fue la de cortar un poco del protector del disco que viene de serie y darle la forma del sensor, añadiéndoles dos agujeros pequeños para poder fijarlo con dos abrazaderas de plástico y evitar que se pueda mover de su sitio. También le haremos un pequeño encaje posterior para poder fijar luego una abrazadera. Para efectuar el corte, se utilizó una lima pequeña (aunque el la foto se ven unos alicates de corte) y se enderezó el trozo en cuestión. Después se efectuaron dos agujeros con una broca de hierro pequeña y se fijó el sensor con abrazaderas, siendo igualmente válido el alambre. Dos cosas a tener en cuenta sobre la fijación del sensor: la primera es que siempre debe ir en la parte superior del disco para evitar posibles golpes y que quede lo más protegido posible, ya que se supone que en esta zona no debería alcanzarle nunca ninguna piedra, algo más normal si lo fijamos en la parte inferior o frontal. En segundo lugar, NUNCA colocaremos el sensor en las ruedas traseras, aunque su realización nos pudiera parecer más fácil, porque todos sabemos que las ruedas traseras derrapan constantemente, lo que significará que nuestro cuenta-kilómetros siempre marcará de más y nos dará una lectura errónea tanto de la distancia recorrida como de la velocidad a la que circulamos sobre tierra, algo muy a tener en cuenta si vamos a realizar rutas de navegación o excursiones con mapas programados.
Dsc01396.jpgDsc01414.jpgDsc01415.jpg Forra todo el recorrido del cable para darle más protección (opcional). Haz un encaje en el protector del disco del tamaño del sensor. Detalle del corte, que puedes hacer con una hoja de sierra, lima, etc. Levanta la parte que has cortado y donde fijarás el sensor.
Os enseño otra foto de dónde se ha fijado el sensor en un Gas Gas 300, para que tengáis más opciones si la que os presento no os resulta la adecuada. La parte mala de este Gas Gas es que está enganchado con adhesivo, y la experiencia me dice que los adhesivos, tarde o temprano acaban por ceder, más aún si utilizamos el vehículo en montaña. Si disponéis de una llanta normal (sin girar) y el cubre-disco original (metálico y con agujeros), la opción más recomendada y utilizada es la de que pongáis una simple escuadra de hierro pequeña anclada con un tornillo y tuerca a uno de los agujeros del cubre-disco y fijéis en la escuadra el sensor. Debemos recordar también que entre el sensor y el imán no puede haber más de 5 milímetros porque en caso contrario el imán no tendrá la fuerza suficiente para mover el mecanismo del sensor, tenedlo muy presente a la hora de fijarlo.
Detalle de la pestaña levantada. Haz dos agujeros para fijar el sensor y un encaje para poner una abrazadera posterior. Haz dos agujeros para fijar el sensor posteriormente. Fija el sensor con abrazaderas de plástico o alambre.
Ahora que hemos fijado el sensor, vamos a empezar a retroceder con el cable hasta llegar al manillar poniendo especial atención en una cosa que podéis observar en las fotos: a las partes oscilantes o giratorias (rueda y trapecios) les vamos a dejar un margen de cable que probaremos antes de fijarlo para evitar que éste se rompa o estire al girar las ruedas en ambas direcciones y que se estropee el trabajo realizado por culpa de unos pocos centímetros.
Deja margen de cable para que no se rompa al girar las ruedas. Ves retrocediendo hasta el manillar a medida que fijas el cable. Deja un poco de hilo sobrante por si en el futuro decides variar la posición del velocímetro. Fija la base del velocímetro al manillar.Dsc01416.jpg
Dsc01419.jpgDsc01417.jpg Cuantas más abrazaderas de fijación pongamos, mejor, sin caer en la exageración pero que nos servirán para evitar dejar el cable colgando y que se pueda enganchar con alguna rama. Es conveniente que fijéis el cable por detrás del brazo para protegerlo. Llegado a cualquier parte que quede fuera de la vista, podéis enrollar el trozo sobrante y dejarlo oculto.
Detalle de la fijación de un sensor en un Gas Gas. Para pegar el imán utilizaremos adhesivo de la casa Nural o similar. Mira el lugar exacto donde debe ir el imán, nunca a más de 5 mm del sensor. Puedes rascar un poco la llanta para que el pegamento adhiera mejor.Dsc01390.jpg
Dsc01376.jpgDsc01398.jpg Fijamos la base del cuenta-kilómetros en el manillar y ya solo nos queda poner el imán en la llanta. Para ello, le quitaremos la funda de plástico que viene de serie y que sirve para fijarlo a los radios de la bici o moto, algo que a nosotros no nos va a servir para nada y sin la funda tendrá un mayor campo de acción. Para pegarlo a la llanta vamos a utilizar un poco de Nural, ese pegamento que se vende en dos tubos y del que hay que hacer la mezcla, ya que una vez seco se queda duro como el cemento. No os preocupéis si queda el imán tapado con el pegamento porque no impedirá que le transmita la señal a la rueda. Para facilitar una buena adherencia, limpiaremos bien la llanta con alcohol y recomiendo rascar un poco el trozo donde va a ir fijado el imán para que el pegamento coja mejor. Poned atención a que donde se fija es la zona que pasa justo por encima del sensor. El resultado es similar al de los plomos adhesivos que se utilizan para equilibrar las ruedas de los turismos.
Pasta un poco de Nural en un trozo de plástico de garrafa o similar, donde no adhiere.
Pega el imán.
El imán casi no se aprecia a la vista.
Dsc01399.jpgDsc01519.jpg En este punto ya lo tenemos todo instalado, ahora solo nos falta calibrar el cuenta-kilómetros en si. Para hacerlo con la mayor exactitud posible yo utilizo un nivel que pongo sobre el neumático que lleva instalado el sensor y el imán (a su presión correcta) y cuanto está centrado se toma la medida que hace desde el nivel hasta el suelo. Esa medida, expresada en milímetros y multiplicada por 3.14 nos da como resultado la cifra que debemos introducir en el velocímetro.
Ya está todo, a partir de este momento ya podemos salir a rodar con nuestro nuevo cuenta-kilómetros y podremos llevar un control de los cambios de aceite o de lo poco que nos duran los neumáticos.

Etiquetas: , ,

Cerrados los comentarios para esta noticia